El blog de Ana Pardo

El don del artista

Por Domingo Romo en Miércoles, 07 Enero 2004. Archivado en Reseñas

Anécdota de diciembre del 2003

Como complemento de la anécdota anterior y recordando el pasado presento una obra realizada en diciembre del 2003.

Todavía algunas personas, pocas ya, creen que las postales navideñas que realiza así como la mayor parte de las acuarelas expuestas reflejan no sólo un estilo bastante definido de su técnica sino su propio techo del saber hacer. ¡Cuán equivocados!.

La acuarela de Ana Pardo no representa otra cosa sino su medio de bocetar; la transformación que realiza posteriormente al óleo, es sublime. El don de un artista se vislumbra en esa pequeña impresión que su mente modela y que la mano corrige con los medios que están a su alcance, unas veces aplicando unas técnicas y otras inventándoselas aunque para ello tenga que alejarse de los cánones que impone una moda.

La particularidad de esta obra nació de una escucha radiofónica mientras realizaba las felicitaciones navideñas. Se habían concentrado una serie de artistas locales con un denominador común: la escasa convivencia que mantenían con la acuarela. Para todos ellos la acuarela era de una dificultad supina por cuanto que debía realizarse con rapidez, gran dominio de los pinceles y careciendo de los elementos de corrección propios de otras técnicas. Ana, con una sonrisa en la boca nos dijo: "Aun no han entendido el fin de la Pintura", y como apoyo a esta tesitura, la siguiente postal (a la acuarela) la plasmó con unos simples palillos.

No lo duden, todos quedamos sorprendidos al conocer que el lirismo de aquella obra salió de unos sencillos mondadientes. Sin darle importancia, pero complacida por nuestro asombro simplemente nos dijo:
"Como todo lo que nos rodea en el universo, la dificultad no procede del elemento sino de la ignorancia que tenemos de él."

Cuánto te ha gustado:

4.5/5 Rating (2 votos)

Compártelo con tus amigos